Palabras de AMLO en la Asamblea Permanente en Zócalo del día 6 de agosto de 2006

PALABRAS DEL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA DE LA COALICIÓN POR EL BIEN DE TODOS, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, EN LA ASAMBLEA PERMANENTE, EN EL ZÓCALO DE LA CIUDAD DE MÉXICO


Amigas, amigos, de todos los estados, de toda la República.

Me da mucho gusto estar con ustedes amigas y amigos. El domingo pasado tomamos la decisión de quedarnos en Asamblea Permanente para hacer valer nuestra demanda de que se cuenten los votos, casilla por casilla, y dejar a salvo la democracia.

Quiero agradecer a todos ustedes, mujeres, hombres, jóvenes, niños, adultos mayores, quiero agradecer su apoyo de manera sincera. Sé muy bien lo que están sacrificando. Hace una semana nadie estaba preparado para quedarse y sin embargo muchos se quedaron.

Aunque en nuestro movimiento hay una buena convivencia, hay armonía, hay relaciones fraternales y se ha contado y esto hay que agradecerlo, con el apoyo de artistas para actividades culturales, de todas maneras no es nada cómodo vivir todos los días en estos campamentos, aguantando a la intemperie la lluvia, el frío y otros inconvenientes.

Asimismo, quiero volver a ofrecer disculpas a la gente de la ciudad que ha resultado afectada por las decisiones que hemos tomado, obligados por la circunstancias, sinceramente no es nuestra intención afectar a nadie, pero como se comprenderá no podemos quedarnos con los brazos cruzados ante este atropello a la voluntad de los ciudadanos.

La política, a diferencia de lo que piensan algunos, es un noble oficio, pero también implica optar, decidir entre inconvenientes. Hemos escuchado atentamente las críticas y los cuestionamientos que se nos han hecho, incluso por parte de amigos cercanos, de intelectuales y de ciudadanos que apoyan nuestro movimiento y que votaron por nosotros, pero que no están de acuerdo con algunas de nuestras acciones de resistencia civil.

En particular con que se hayan instalado campamentos, desde el Zócalo hasta la emblemática Avenida Reforma. Quisiéramos que entendieran nuestras razones, somos respetuosos de la opinión de todos los mexicanos, porque la esencia de la democracia es la tolerancia y la libertad de expresión. Sólo en el autoritarismo se cancela en la práctica el derecho a disentir de los ciudadanos.

También a quienes de buena fe se preocupan por el clima de linchamiento en los medios de comunicación y el desgaste que sufrimos al tomar estas medidas, queremos fraternalmente decirles que actuamos de esta manera, porque sabemos muy bien, no estamos alucinando, sabemos muy bien que nuestros adversarios tienen la abierta intención de imponer al candidato de la derecha a cualquier costo.

Lo cual sería muy grave y perjudicial para todos; en otras palabras, si no actuamos con firmeza, si no nos movilizamos, nuestros adversarios no van a ceder en su afán antidemocrático y no les importa el daño que puedan causarle al país, a las instituciones y a la democracia.

Frente a este escenario, ante esta situación, analizamos serenamente todas las opciones, todas las posibilidades legales y políticas, y consideramos que por el bien de la democracia y de la República, lo que estamos haciendo es lo correcto, es lo necesario y lo único que creemos puede impedir que se cancele la vía democrática de la cual dependen muchas otras cosas.

No es nada fácil enfrentar esa decisión, esa voluntad autoritaria de imponer, pero sería más peligroso y más costoso para nuestra Patria, mucho más costoso el que se cierre la vía democrática, que el que estemos ahora generando estas molestias.

Estamos cerrando calles que, por cierto, en el nombre llevan la historia de justicia y de lucha, todo lo que ha significado en nuestro pueblo, el que haya libertad, el que haya justicia.

Una calle lleva el nombre de Francisco I. Madero, apóstol de la democracia. Qué no cuando convocó Madero luchar en contra de la dictadura porfirista, los aristócratas de ese entonces no veían a Madero como un subversivo, un rebelde. ¿No lo encarcelaron y no condenaron su movimiento? Sin embargo, una de las calles más importantes en nuestro país lleva su nombre, el luchador por la democracia.

Otra calle lleva el nombre de Benito Juárez. ¿Qué no resistió Juárez, los liberales, todos los embates de los conservadores? y ¿no resistió ante la intervención francesa? y qué en aquel entonces le aplaudían. No, siempre lo hostigaban y tuvo que irse hacia la frontera norte, en un peregrinar para sacar adelante la lucha de la República, para hacer valer la República y para hacer valer nuestra Independencia nacional.

Y otra calle, por cierto y se olvida, lleva el nombre del Paseo de la Reforma y no precisamente ese Paseo es que el soñó la emperatriz Carlota, porque el que servía para satisfacer a Porfirio Díaz, el que llenaba de orgullo a Porfirio Díaz y a la vieja aristocracia, sino también ese Paseo es el de los liberales y el de todos los mexicanos.

Reiteramos nuestras disculpas a los ciudadanos afectados por estas acciones, pero les decimos que no nos han dejado nuestros adversarios otra opción, a veces hay cuestionamientos, hay críticas, pero si los que cuestionan, los que critican y hablo, desde luego, de los que hacen cuestionamientos de buena fe, que se preocupan sinceramente, porque el movimiento no se descarrile.

No estoy hablando de los que hagamos lo que hagamos, siempre nos van a estar cuestionando, me refiero a los que critican que con buenas intenciones, yo les digo que no es fácil la conducción de un movimiento con estas circunstancias.

De cualquier cosa que se haga va a generar alguna molestia, si nos hubiésemos quedado nada más con las grandes movilizaciones, yo les aseguro que no hubiésemos podido impedir absolutamente nada.

Ya un periódico de la derecha, después de la manifestación más grande que se haya llevado acabo en la historia de nuestro país, ya había llevado a cabo un supuesto análisis, cuadriculando todo el Centro Histórico y señalando que apenas habíamos reunido 375 mil personas.

Ya tenían toda una estrategia, si volvíamos a convocar a una gran movilización, la respuesta era, porque son hasta eso muy obvios, muy elementales, muy primarios, si por alguna razón, porque no tenemos dinero o porque la gente tiene que trabajar y tenemos otras ocupaciones, hubiese llegado para la próxima gran movilización, menos gente, ahí estaba ya la nota, ocho columnas: Se desgasta el movimiento, pierde fuerza el movimiento.

Y a partir de eso, a partir de toda esa patraña, de todo ese andamiaje, se siguen adelante, hasta imponer al candidato, mejor dicho al gerente de los verdaderos dueños del PAN. Por eso, decidimos estas acciones, esa es la explicación.

Tenemos también que informarle mucho a la gente, los campamentos tienen que ayudar a estar orientando a quienes estén siendo afectados por nuestro movimiento, decirles que hay una causa superior y yo estoy seguro de la gente va a entender el por qué estamos haciendo estas acciones.

También quiero dejar en claro que estamos aquí, este es otro asunto, no por razones personalistas, este no es un asunto personal, estamos aquí por una causa colectiva, no soy un ambicioso vulgar, no estoy obsesionado con el poder, siempre he sostenido que el poder sólo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás.

Que el poder por el poder no sirve para nada, nunca me ha alterado la ambición a la parafernalia del poder, nunca.

Quiero decir también, para que quede lo más claro posible, que si mi único propósito fuese llegar a la Presidencia de la República, ya hubiera negociado con el hampa de la política y con los privilegiados del poder, pero como no he aceptado componendas, como no he aceptado prestarme al juego de la simulación, a eso que nos analistas llaman gatopardismo, eso que consiste en que las cosas aparentemente cambian para seguir igual, esto que vimos y que padecimos, después de que mucha gente tenía la esperanza que en el 2000 iba a haber cambios.

Ya vimos que sucedió la misma situación, la misma gata, nada más que revolcada, para que se entienda perfectamente. Por eso precisamente me han puesto tantos obstáculos y han querido destruirnos políticamente.

Alguien se preguntará, que por qué mejor no negociamos, es muy sencillo de explicar, si no hay una transformación profunda en todos los órdenes de la vida pública de México, si no logramos un cambio verdadero, y esa es nuestra convicción, no habrá Patria para todos, no habrá Patria para el humillado, seguiremos siendo un país de unos cuantos y se seguirá cancelando un futuro digno a la mayoría de los mexicanos.

Se equivocan quienes nos aconsejan “que nos portemos bien”, que no echemos por la borda nuestro capital político. Nos dicen: miren, cómo avanzaron, tienen ahora no se cuántos diputados, senadores, creció mucho la Coalición por el Bien de Todos, hay que cuidar ese capital político.

Les decimos que todo lo que estamos haciendo, todo lo que estamos haciendo es por defender principios, que todo lo que hacemos está también calculado, sí sabemos que nos desgasta, pero sabemos también que es indispensable este movimiento.

De una vez lo dejamos bien claro, más allá de hacer lo políticamente correcto, lo principal es llevar acabo las transformaciones que México necesita, nuestro objetivo no son los cargos públicos, sino cambiar la actual política económica, combatir la pobreza y la desigualdad.

Queremos que el Estado cumpla su responsabilidad social y garantice a todos los mexicanos mínimos de bienestar, que haya trabajo, salarios justos, que los mexicanos no tengan que desterrarse para salir adelante, que se garantice el derecho a la vivienda, a la educación, a la salud, a la seguridad social y a una pensión digna para la gente mayor.

Luchamos para eliminar los privilegios, para terminar con la impunidad y con la corrupción, estamos en esta lucha, porque ya no queremos que se sigan entregando bienes nacionales a unos cuantos, porque no queremos y no vamos a permitir que se privatice la industria eléctrica y el petróleo.

De una vez también les decimos que pase lo que pase, les decimos a nuestros adversarios, pase lo que pase, aunque andan zopiloteando, queriéndose quedar con la industria eléctrica y el petróleo, no lo vamos a permitir.

Debe saberse que no soy yo, sino es este Proyecto Alternativo de Nación que hemos venido postulando y defendiendo, el que ha provocado el encono irracional de los que se que se creen dueños del país y quieren seguir dominando, porque a veces se confunden las cosas.

Piensan que es que les caigo mal. No, el asunto es lo que representamos todos, el proyecto que estamos defendiendo, no es conmigo, es con el pueblo que está defendiendo un proyecto de transformaciones.

Los poderosos han desatado por esa razón una campaña de desprestigio, como hace mucho tiempo no se veía en nuestro país, han alimentado el clasismo, el racismo y la intolerancia, inventaron la leyenda de que somos un peligro para México.

Hablan de la chusma, de los nacos, como si hubiese seres humanos de sangre azul o mexicanos de primera y de segunda. Han hecho, aunque hipócritamente lo oculten, del color de la piel y del desprecio por los pobres y los de abajo, su causa mayor.

Por eso han asumido una actitud irracional ante nuestra demanda tan justa, tan sencilla, tan democrática de que se cuenten los votos, inclusive hemos hecho el compromiso de que vamos a aceptar los resultados del recuento y de que en caso de que no nos favorezca, dejaremos de convocar a movilizaciones.

Pero no ha habido respuesta, porque en el fondo no les importa la democracia ni les importa respetar la voluntad ciudadana, sólo les interesa imponerse a como dé lugar.

En vez de dar una salida legal y legítima, apuestan a aplastarnos con el uso de todo el poder del Estado y con la propaganda facciosa en los medios de comunicación.

Creen que pueden manipular al pueblo, que nos pueden someter con la política de siempre, con la calumnia, las mentiras y las estrategias del miedo, pero se equivocan, ya cambió la mentalidad de nuestro pueblo. La gente cada vez está más informada y consciente y sabe muy bien de lo que se trata.

Nuestro pueblo sabe muy bien lo que está en juego, lo único que están haciendo nuestros adversarios y avisamos a tiempo, por si no se han dado cuenta, es restarles credibilidad a algunos medios de comunicación.

Yo quiero decir aquí que hasta hace poco se inició una apertura en los medios de comunicación en nuestro país, hace 10 años yo era presidente del PRD y me acuerdo que en 1996, se empezaron a transmitir los mensajes del PRD en la televisión, porque antes ni pagando querían transmitir nuestros mensajes.

Después de 1996 ó 1997 comenzó una apertura en los medios de comunicación, se inició un periodismo más libre, más independiente, más distante al poder y más cercano a la sociedad. Todo esto con honrosas excepciones, porque desde hace mucho tiempo, desde toda la vida ha habido siempre medios de comunicación verdaderamente independientes.

Pero en general la apertura comienza hace 10 años, en radio, en televisión, los periódicos y en estos últimos tiempos, yo les diría en estos meses, hemos visto cómo se ha retrocedido también en cuanto a lo que ya se había logrado de avance en la libertad de los medios de comunicación.

Nosotros siempre vamos a ser respetuosos de la libertad de expresión y lo dije: vamos a respetar el derecho a disentir, pero yo creo y llamó a la reflexión de todos, que debemos de evitar retrocesos en todos los campos, en todos los terrenos.

Están presionando a los medios de comunicación, tratando de someterlos para que se inclinen por la causa de la derecha y esto no es conveniente para nadie, ya estamos como en el 88, ya algo parecido, cuando pusieron de acuerdo a todos los medios de comunicación para “legitimar” el fraude de Salinas de Gortari, es algo similar, parecido.

Por eso hago un llamado a que ya no sigamos apostando al retroceso. También se equivocan si piensan que nos vamos a desgastar.

Esa es otra apuesta de nuestros adversarios, les decimos: somos seres humanos, que nos cansamos físicamente, pero no nos vamos a cansar de pensar y ser como somos.

No nos vamos a rendir, no vamos a hacer a un lado nuestras convicciones, no vamos a dejar trozos de dignidad en el camino.

Nos anima la convicción de estar luchando por una causa justa. Nunca vamos a renunciar a defender nuestros derechos y los derechos de todos.

Siempre vamos a mantener en alto nuestros principios y nuestros ideales.

Que nadie se confunda y que se entienda bien, nuestro movimiento combina, al mismo tiempo, la humildad con el orgullo. Somos muy orgullosos.

Ante la pregunta, que todos nos hacemos, sobre lo que vamos a hacer para seguir defendiendo a la democracia, la respuesta es clara y precisa: vamos a seguir la vía de la movilización y de las acciones colectivas.

Ayer se acordó mantener la demanda de voto por voto y casilla por casilla.

No importa que el Tribunal haya resuelto un recuento parcial de las casillas, no aceptamos ese recuento parcial, queremos el recuento de todas las casillas, no queremos un diezmo de democracia, queremos democracia al cien por ciento.

Ayer resolvimos también quedarnos el tiempo que sea necesario en los campamentos y también de llevar a cabo nuevas medidas, nuevas acciones de resistencia civil pacífica.

Esta semana iniciamos con esta asamblea y en esta asamblea se ha hecho el compromiso de todas las fuerzas políticas, partidos y organizaciones sociales y ciudadanas, que forman parte de la Coalición Por el Bien de Todos y de los ciudadanos independientes que participan en nuestro movimiento, todos hemos hecho el compromiso de seguir adelante con mucha firmeza.

Es muy importante destacar cómo los dirigentes políticos y sociales hemos mantenido la unidad.

No han podido encontrar, nuestros adversarios, ninguna fisura para debilitarnos, para dividirnos con la zanahoria del diálogo y el acuerdo, inclusive hasta con la propuesta de un gobierno de coalición, con el ofrecimiento de compartir cargos en el gobierno de la derecha.

Pero nada de eso les ha funcionado. Hay unidad de todos los que integramos la Coalición por el Bien de todos, partidos, organizaciones sociales y ciudadanos independientes, mujeres y hombres, que nos acompañan en esta lucha.

Nada les va a funcionar si están apostando a que nos van a dividir y también en cuanto al “diálogo” y al acuerdo. Les digo de una vez o lo repito: Al único acuerdo al que podemos llegar es que se cuenten todos los votos, casilla por casilla.

Si quieren acuerdo, primero que respeten la voluntad popular. Tienen que aprender a respetar la voluntad del pueblo.

Como ya lo expresé, esta semana vamos a llevar a cabo acciones de resistencia, también vamos a ir administrando toda nuestra fuerza, porque nos vamos a preparar para una lucha que posiblemente nos llevará más tiempo, pero que sin duda no será en vano.

Pensemos muy bien que estamos luchando por nosotros y por las nuevas generaciones, por los que vienen detrás de nosotros. Vamos a limpiarles el camino a nuestros hijos, a nuestros nietos. Vamos a desbrozarles el camino para que no tengan que padecer ni que sufrir.

Todos los días, a las 7 de la noche, nos hemos reunido en esta asamblea permanente. Pero mañana lunes, a la misma hora, se ha tomado la iniciativa de hacer esta asamblea frente al Tribunal Electoral.

De una vez les digo a nuestros adversarios que no hace falta la prepotencia, la fantochería, la arrogancia de colocar militares, nosotros vamos a manifestarnos de manera pacífica.

¿Están de acuerdo en que mañana hagamos la asamblea en el Tribunal?

(La gente responde sí)

A las 7 de la noche. Ahí pediremos a los magistrados del Tribunal que rectifiquen su decisión y acepten abrir todos los paquetes electorales para contar todos los votos.

Así como decidieron una cosa, pueden decidir también la otra cosa, tienen facultad para eso. Es por el bien de la Nación y de todos los mexicanos.

También pongo a consideración de ustedes, si les parece, que el próximo domingo nos volvamos a encontrar aquí

Miren, ¿saben cuál es nuestro principal recurso, el fundamental recurso? Es el pueblo.

No tenemos otra cosa, claro que tenemos lo principal. Entonces, por eso, es muy importante el que todos trabajemos, informando, convenciendo, invitando cada vez que tengamos una asamblea, un acto, una marcha.

Es muy importante, esa es una manera de participar y de fortalecer el movimiento. Yo les propongo que todos hagamos es labor, que corramos la voz, si no tenemos que hacerlo pagando mensajes en radio y televisión, cuestan mucho y no tenemos los recursos.

Por eso lo mejor es que cada quien se haga responsable de estar escuchando, cuando hay una actividad, que invite y que corra la voz y que estemos todos siempre atentos y participando.

Vamos adelante, ¿tienen esa convicción?

(La gente responde sí)

Muchas gracias por su apoyo. Yo siempre voy a estar a la altura de ustedes.

Antes de terminar, quiero recordar una vez más, por su profundidad y alcance y por lo oportuno, las palabras de uno de los hombres que han forjado nuestra Patria, el austero, el honesto, el sobrio, el patriota: Benito Juárez.

El decía en circunstancias como esta: “El pueblo que quiere ser libre lo será. Hidalgo enseñó que el poder de los reyes es demasiado débil cuando gobiernan contra la voluntad de los pueblos”.

Amigas y amigos:

Muchas gracias a todos, muchas gracias de corazón. Les digo, les comparto un sentimiento interno: Me siento muy fortalecido por el apoyo de ustedes, principalmente.

Si de por sí les digo que aunque me quedara solo, les digo sinceramente que aunque me quedara solo, pero tuviese yo la convicción de que estoy luchando por una causa justa, lo haría con tozudez, defendiendo mi manera de pensar.

Imagínense cómo me siento si no sólo tengo la convicción de estar defendiendo una causa justa, sino además tengo el apoyo de la gente, de ustedes, me siento muy bien.

A veces me mandan tomar fotografías, imágenes de televisión, para ver cómo ando de ánimos, si me entristezco, si me voy a desmoralizar.

¿Saben qué, les digo? Soy muy fuerte porque me siento bien con mi conciencia, me siento bien con el prójimo, me siento bien conmigo mismo.

Y como decía el liberal Ponciano Arriaga: Mientras más me golpean, más digno me siento.

O como decía otro liberal, Melchor Ocampo: Me quiebro pero no me doblo.

Vamos a seguir adelante, amigas y amigos

Muchas gracias de todo corazón.

Vamos a triunfar.

Muchas gracias.

· · · · ·

Be the first to start a conversation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: