HABIA UNA VEZ… Un informe

Posted on 11, septiembre, 2006

0


De Cecilia Gonzalez Michalak para un trabajo de periodismo

 

México es un niño que está pasando por la crisis de la pubertad, y todos los que viven en él provocaban todos esos cambios que repercutían en su actitud.

Los adolescentes son berrinchudos, como todos los perredistas que tomaron la Cámara de legisladores el viernes primero de septiembre para demostrar una “carencia de democracia” durante el Sexto Informe Presidencial. Como siempre, los que pasan por esta edad se guían por sus pasiones sin utilizar mucho la cabeza.

A esta edad se tiene una etapa comunistoide donde los sueños de Marx, Lenin, Stalin, Mao Tse Tung, Castro y el Che se quieren volver propios, pero claro usando al Benemérito de las Américas, al liberal mexicano por antonomasia. Por eso México como buen púbero está confundido; ¿ser ferviente de Juárez y no aplicar la cita “El respeto al derecho ajeno es la paz”?, ¿tener libertad de dialogar sin querer escuchar a los demás? como es el caso de la bancada del PRD.

Se sabe que la persona que adolece, carece. Ha México le hace falta cultura, le hace falta estabilidad hormonal y económica y tener los pies bien plantados sobre la tierra para madurar. Pero es terco, se queja pero quiere que otros resuelvan sus problemas. Esto se traduce que después de setenta años bajo un régimen priísta se quiera que un individuo le haga de Zorro para hacer un cambio radical y vivir en un país primer mundista sin pobres, sin hambre y con una educación excelsa.

Pobres jóvenes que están entre dos aguas: quieren los privilegios de un adulto, pero pasan por alto las responsabilidades como un niño. Está muy bien criticar al gobierno actual y quejarse, pero se debe de tener propuestas para mejorar.

México está en una edad en la que existe una especie de ruptura de equilibrio en vista de la conquista de la personalidad, pero eso no quiere decir que se tiene que identificar sólo con una postura política: nuestro joven país, creado oficialmente hace menos de dos cientos años, está conformado tanto por el PRD, como el PRI, como el PAN, como todos los partidos pequeños que surgen en vísperas de elecciones.

Lo bueno es que sólo es una etapa pasajera, y siempre tiene algunos destellos de madurez y elegancia, como la que tuvo el presidente Vicente Fox a la hora de entregar su discurso y decirlo en cadena nacional, como no quedaba de otra.

Dejando atrás que un adolescente quiere emanciparse, y tiene manifestaciones de independencia, de evasión, de oposición, sigue siendo nuestro México, al que debemos cuidar todos y no sólo los Padres de la Patria.